Inicio » Talleres

Talleres

Información

 

En 1962, al incorporarse como miembro académico a la Facultad de Filosofía y Educación de la Universidad de Chile, Neruda dijo que “el mundo de las artes es un gran taller en el que todos trabajan y se ayudan, aunque no lo sepan ni lo crean.”

Diez años después, al regresar a Chile desde Europa, agradecía a la gente que había ido a recibirlo, por la amistad, por el cariño “por el reconocimiento que otros nuevos poetas, con el tiempo, recibirán también de ustedes”, y concluyó diciendo: “Porque la vida, la lucha, la poesía, continuarán viviendo cuando yo sea solo un pequeño recuerdo en el luminoso camino de Chile.”

Neruda se consideraba un eslabón en la cadena interminable de la poseía, y le interesaba apoyar a los poetas nuevos. En consecuencia con esta inquietud, la Fundación que lleva su nombre se ha ocupado de crear diversos talleres, principalmente de poesía, pero también de otros géneros literarios. Estos talleres – de los que han salido muchas de las más importantes voces poéticas de la literatura nacional -, funcionan anualmente, en distintos lugares del país, son gratuitos, y uno de ellos beca a sus participantes.

Los talleres de Santiago y Valparaíso se cuentan, además, entre los que han tenido un funcionamiento ininterrumpido más prolongado en el país, lo que los convierte en referentes ineludibles de la creación poética en Chile e Hispanoamérica.

 

 

Taller Fundación Pablo Neruda

 

El Taller de Poesía de la Fundación Pablo Neruda fue creado el año 1988, como una manera de orientar y canalizar los afanes vocacionales de las nuevas generaciones de escritores en el país, en un estimular y motivar la creación poética a través del rigor y del oficio de la palabra literaria, en un abrir posibilidades de encuentro a través del diálogo, la crítica y la autocrítica, en una suerte de ejercicio exigente, y, por constructivo, y, por sobre todo, inspirado en el interés que el propio Pablo Neruda tuvo siempre hacia “los nuevos poetas de América, a los que un día hilarán en el ronco telar interrumpido las significaciones de mañana”.

De acuerdo con su programa y metodología de trabajo, el Taller realiza sus sesiones de manera interna y privada, con la sola participación de sus diez jóvenes integrantes (no mayores de 30 años, seleccionados por convocatoria pública de acuerdo a sus antecedentes curriculares, proyecto de obra y muestra de textos) y sus dos directores (los poetas Jaime Quezada y Floridor Pérez). Esto como una forma de labor, de análisis y concentración, dejando de lado todo exitismo y autoaplauso, sin otra exigencia que el sentido vocacional intenso en el proceso creativo.

Sin embargo, el Taller programa también mensualmente sesiones públicas o Taller Abierto, en un afán participativo hacia la comunidad y de relación con autores de generaciones varias, además de recitales, conferencias, diálogos, lecturas de poemas y presentaciones de libros. Son reuniones que permiten una proyección literaria y cultural tanto del mismo Taller como de los poetas, escritores, ensayistas y estudiosos invitados, así sean sus actividades de extensión en centros culturales, universitarios y ferias del libro en el país.

Desde 1988 el Taller viene realizando, año a año, una permanente y sólida tarea, ocupando así un lugar de relevancia y trascendencia en la vida literaria y cultural chilena con proyección internacional. Así ha permitido a sus jóvenes integrantes realizar sus proyectos de escritura e iniciar y/o concluir sus poemarios propuestos. El Taller representa hoy –en las “significaciones de mañana”- admirativamente a las nuevas generaciones de la literatura poética nacional.

 

Taller Latinoamericano

 

En el año 2007, por primera vez, se integra al Taller de Poesía Fundación Pablo Neruda de La Chascona, para una pasantía de una semana, un poeta boliviano. Fue el paceño Odsmar Filipovich, quien obtuvo el Primer Lugar en el “Concurso de Poesía para jóvenes bolivianos”, organizado por la Cámara Boliviana del libro, la Fundación Simón Patiño y la Fundación Pablo Neruda.

A partir de ese hecho, nace el “Taller Latinoamericano de Poesía Fundación Pablo Neruda”, el cual convoca a jóvenes poetas de diversos países a reunirse en Chile, durante una semana y compartir con sus pares chilenos en el taller que dirigen los poetas Jaime Quezada -impulsor y gestor de este Taller Latinoamericano- y Floridor Pérez. Es así como se van integrando, año a año, poetas uruguayos, a través del Municipio de San José de Mayo; argentinos, por acuerdo con la Universidad Nacional de Córdoba, y bolivianos, con las mismas instituciones anteriormente señaladas. También se han incorporado, entre otros,  poetas de Perú, Colombia y Nicaragua.

Actualmente, el Taller Latinoamericano ha afianzado estos acuerdos y estamos sumando a otros países de la Región a esta iniciativa.

La invitación a los poetas surge de un concurso de poesía realizado en cada país, cuyos ganadores además de integrarse al Taller de Poesía de la Fundación Pablo Neruda, que se realiza en La Chascona, viajan a las tres Casas Museo, conviviendo con los poetas de los talleres de La Sebastiana e Isla Negra, ofreciendo recitales y encuentros.

En estos años,  este Taller también ha sido objeto de publicaciones en Chile y el extranjero, por intermedio de antologías, ya sea de los concursos realizados en cada país, o por integración de poetas de distintas nacionalidades.

La experiencia de todo este tiempo, nos permite considerar que lo que era un proyecto está tomando la forma de una realidad que solo espera sumar más participantes y poder, año a año, realizar encuentros que hagan posible una integración fraternal y cultural de los poetas jóvenes latinoamericanos.

 

 

Talleres Isla Negra

 

Para los residentes y veraneantes del litoral central, el centro cultural de la casa museo de Isla Negra ofrece durante todo el año un programa cultural diverso en disciplinas artísticas, exposiciones y presentaciones de libros. Especialmente relevantes y con gran afluencia de público son los conciertos de música entre los que se pueden destacar actuaciones de Manuel García, Pedro Aznar, Carolina Nissen, Bernardita Fiorentino, Chinoy, Calenda Maia, Kokoro No Mai, Rudy Wiedmaier, Krishna Sambandha, Eduardo Peralta y Bernardo García Huidobro. Asimismo, se han convertido en una actividad permanente, las actuaciones de los jóvenes integrantes de la Orquesta Provincial de San Antonio en el ciclo Música al Mediodía y el concierto de Navidad, bajo la dirección del maestro Pablo Yañez Olea.

El ciclo de cine llena un vacío de la zona que carece de salas de exhibición. Anualmente, se proyectan más de 35 películas especialmente escogidas por su calidad y premios obtenidos en los Oscar, Cannes, Berlín o Venecia. Se apuesta, además, a proyectar cintas de actualidad que también estén en cartelera en la capital y, en fechas como vacaciones de invierno o fin de año, películas para público infantil.

Para Isla Negra, las funciones de teatro del Taller Alta Marea es un momento de encuentro con la comunidad. Los actores y actrices, bajo la dirección de Ana Roa, son sus vecinos y amigos, y es la oportunidad de verlos desarrollar sus aptitudes dramáticas sobre el escenario. La convocatoria es tal, que los tres días de función, la sala se repleta.

Durante varios años, se ha establecido una alianza con la compañía de teatro AlmaZen, que dirige el actor Andrés Céspedes. Con obras dirigidas a todo público, se han realizado montajes de Bodas de Sangre, El príncipe feliz, El loco y la triste, El gigante egoísta, Romeo y Julieta, Antígona y Yerma entre otras.

Anualmente, se realizan más de 20 presentaciones de libros, en especial de autores locales, y ciclos de lecturas y conversaciones con escritores y editores invitados como Manuel Silva Acevedo, Oscar Hanh, Soledad Fariña, Elvira Hernández, Malú Urriola y Camilo Brodsky.

El salón cultural es también el espacio donde exponen, desde hace años, entre los meses de enero y febrero las Bordadoras de Isla Negra. Asimismo, se realizan exposiciones con aspectos de la vida de Neruda y también de fotografía y grabado.

 

 

Taller de teatro Isla Negra

 

Creado y conducido por la destacada actriz y escritora chilena María Elena Gertner en 1994, el taller de Teatro Alta Marea está dirigido especialmente a los habitantes de Isla Negra y el estreno anual de las obras es uno de los hitos locales más importantes. Las obras se presentan 3 días seguidos con una gran afluencia de público.

En la actualidad es dirigido por la actriz Ana Roa quien fuera asistente de dirección de María Elena Gertner y mantiene el espíritu de su fundadora.

Entre otras se han presentado las obras: “Bodas de sangre”, “Esperando la carroza”, “La Mantis religiosa”, “Tres Marías y una Rosa”, “El malentendido”, “Mocosita”, “La remolienda”, “La jaula en el árbol”, “Las visitas son para el verano” y “Qué bien lo estamos pasando”.

 

Talleres de poesía Isla Negra

 

Desde el año 2008, la casa museo de Isla Negra ofrece un taller literario a la comunidad local y aledañas como Punta de Tralca, El Tabo, Algarrobo, Las Cruces, Cartagena y San Antonio. Durante las sesiones semanales entre abril y diciembre, los talleristas pueden contar con la guía de profesionales de primer nivel que los acompañarán en su proceso de aprendizaje y creativo, para luego culminar con la edición de una antología que recoge los trabajos más destacados. Dicha edición es presentada en abril del año siguiente, en el marco de la celebración del Día internacional del libro y del derecho de autor.

Nuestros poetas y narradores encargados de la conducción de los talleres se detallan a continuación:

 

2008 Victor Vera

2009 José Ángel Cuevas

2010 Hernán Castellano Girón

2011 Marcelo Mellado

2012 Damaris Calderón

2013 Marcelo Mellado

2014 Damaris Calderón

2015 – 2016 Juan Eduardo Díaz

 

Antologías resultantes de estos talleres: Marea Negra, Maleta de papel, Ciudadanos de tierra y mar y Registro N°15, todas bajo el sello editorial independiente “Una temporada en Isla Negra”.

 

Talleres de poesía La Sebastiana

 

Durante 1994, Sergio Muñoz y Pedro Araya fueron dos de los poetas que ganaron la beca de la Fundación Pablo Neruda. Esa beca, creada en 1988, supone –hasta hoy- la asistencia al Taller de Poesía que dirigen los poetas Jaime Quezada y Floridor Pérez, y una suma de dinero que se recibe durante los 10 meses que dura el taller. En los viajes a Santiago, ambos comenzaron a imaginar y planificar la creación de un Taller de Poesía para La Sebastiana. La idea fue planteada y aceptada por la Fundación, y se realizó la selección de estudiantes durante agosto del mismo año, invitando a participar a estudiantes de enseñanza media de la región que quisieran ahondar en el ejercicio poético. Aquel taller inicial funcionó entre septiembre y diciembre de 1994, en la sala de video de la Casa-Museo La Sebastiana, los días viernes de 18:30 a 20:30 horas.

Desde entonces (1994 a la fecha), se han desarrollado ininterrumpidamente 23 años de taller, con alrededor de 10 jóvenes poetas seleccionados por año, y han participado 4 personas como monitores: Pedro Araya (1994, 1997, 1998 y 1999); Marcelo Pellegrini (1995 y 1996); Ismael Gavilán (2000 a 2016) y Sergio Muñoz (1994 a 2016).

En la actualidad, las postulaciones se realizan durante febrero y marzo de cada año y el Taller sesiona todos los días viernes de 16:30 a 18:30 horas, entre los meses de abril y diciembre. Actualmente pueden postular al Taller, jóvenes poetas de hasta 30 años, y se reciben alrededor de 100 postulaciones por año, de las cuales son seleccionados los jóvenes poetas que integrarán el taller durante el año.

En general, las principales actividades que el taller realiza, tienen relación con ahondar en una serie de lecturas y análisis de poetas hispanoamericanos y universales, ejercicios de creación y crítica, lectura de ensayos relacionados con la poesía y lectura crítica de la obra de cada participante en el taller, pues cada uno tiene una sesión dedicada al estudio de su obra, donde recibe las críticas, sugerencias y elogios del resto de los integrantes del taller.

Un interés preferente es profundizar en una lectura crítica de lo que cada uno escribe, y en ese sentido, se trabaja para lograr que el oficio escritural de cada uno se desarrolle y vaya siendo cada vez más certero a la hora de plasmar en el papel, las ideas y obsesiones con que cada uno se asoma a la escritura. En ese mismo sentido, resulta importantísimo que cada uno vaya conociendo la obra y las respuestas de otros poetas a las problemáticas que toda creación poética implica, por lo que se muestran muchas y variadas maneras de enfrentar la creación, en el convencimiento de que cada integrante del Taller irá realizando la búsqueda de su propia voz poética, sin imposiciones de ningún tipo. Es uno de los pilares del trabajo que se realiza en el taller. Convocar a la creatividad y a la imaginación de cada uno de estos jóvenes poetas sin menoscabar ninguna de las tradiciones poéticas y escriturales a las que cada uno, libremente, adhiere. Invitarlos a conocer y a dialogar con diversos autores y tradiciones poéticas diversas: desde lo más tradicional a las vanguardias más próximas; de lo eminentemente escrito a la poesía visual; de corrientes más metafísicas a poéticas más cercanas a la experiencia; de una matriz clásica, grecolatina; a una poesía más urbana, etc.

Cada año el taller es diferente, pues el trabajo de taller no implica (y se trabaja para ello) una imposición vertical de contenidos. Por el contrario, parte importante del trabajo de taller es realizado por todos, por los monitores y por los talleristas. Los monitores del taller, están obligados a escuchar detenidamente las estéticas y las obsesiones de cada uno, y a partir de ahí, realizar una selección de textos y autores que puedan consolidar cada una de estas diferentes maneras de crear. En este sentido, es vital el diálogo que se produce al interior del taller. Lo que se visita cada año, es una cantidad no menor de textos, grabaciones, documentales, material audiovisual, etc. de poetas de diversas tradiciones que se utilizan en la medida que sea necesario para los integrantes del taller. Por lo general, se realiza un primer momento de tres o cuatro meses de mucha lectura. Y luego, una ronda de lectura de los textos propios de cada integrante del taller.

 

 

Talleres de Temuco

 

El taller de poesía de la Fundación Neruda en Temuco se inició el año 2006, bajo la dirección del poeta Clemente Riedemann. Al año siguiente comenzó a dirigirlo Guido Eytel.

El taller ha estado siempre destinado a jóvenes de hasta 30 años. Desde sus inicios hasta hoy decenas de jóvenes han estado en el taller y aunque no todos han perseverado, al menos públicamente, en la escritura, varios de ellos han publicado sus primeros libros, otros han obtenido premios en concursos o becas para escritores en el Consejo Nacional del del Libro, y cerca de una treintena realizan lecturas públicas periódicas en la ciudad. Se puede decir, sin exagerar, que la gran mayoria de los poetas jóvenes de Temuco han pasado por el taller, que sirvió como catalizador, como punto de encuentro para todos los que escribían en forma solitaria en sus casas.

A mediados del 2014 el taller comenzó a funcionar en en el Liceo Pablo Neruda, con alumnos de ese establecimiento, desde 2° a 4° Medio.

 

 

Talleres LEA

 

El Laboratorio de Escritura de las Américas (LEA), es una iniciativa de antiegoísmo escritural, desarrollada por primera vez en Buenos Aires el año 2009 y creada por el escritor Tamym Maulén. Se trata de un taller de escritura creativa, totalmente gratuito para sus asistentes y que culmina con la publicación de un libro colectivo.

Luego de su paso por Argentina, Colombia, Paraguay y Bolivia, el LEA desembarca en el puerto de Valparaíso, para ser desarrollado en 2010 en la Casa museo La Sebastiana. Desde entonces, la Fundación Pablo Neruda ha apoyado esta actividad. Así, el Laboratorio se ha desarrollado en la Casa Museo La Chascona, formando parte de las actividades permanentes que esta institución ofrece para el público de Santiago. Junto con el “Taller de Poesía Fundación Pablo Neruda”, son los dos talleres estables de la Casa Museo La Chascona.

El LEA se desarrolla dos veces por año, convocando a jóvenes de todas las edades y lugares. Son entre quince y veinte participantes de Chile y el extranjero que asisten gratuitamente y desarrollan, durante sus paso por el taller, no solo aprendizajes en temas literarios, sino además habilidades que fomentan la cooperación y la construcción conjunta, que se ve reflejada en el libro que se publica al finalizar el taller: no se trata de una somera antología, más bien consiste en un libro sin firmas realizado a por todos, en el que las voces se mezclan, las letras se transforman a veces en dibujos, los textos devienen en una sola historia, logrando un efecto único en cada publicación. Es en esta experimentación que el taller pasa a transformarse en un laboratorio.

Esta iniciativa se ha desarrollado también en México y Brasil, y permanece desarrollándose en la actualidad en Argentina, a cargo de los escritores Augusto Orta y Juan Ignacio Domínguez. En la Fundación Pablo Neruda han co-dirigido el LEA los escritores: Felipe Escobar de Colombia, Cristián Molina Alfaro, Matilde Araya y Catalina Gré de Chile.

Desde el año 2012, el taller LEA de la Fundación Pablo Neruda es dirigido por Tamym Maulén y por el escritor Felipe Orellana.